PARA CRECER, HAY QUE SEGUIR OTRO CAMINO

Por Emanuel Ponce

0
6126
Prof. En Ciencias de la Educación Educador Activista

FACUNDO MANES EN SAN JUAN

 Prof. En Ciencias de la Educación Educador Activista

Emanuel Ponce                             Prof. En Ciencias de la Educación
Educador Activista

 

 

 

La verdad que no se si Facundo Manes es macrista o kirchnerista, o si está de moda seguirlo o no, lo cierto es que estuve en su conferencia y tal vez para muchos no dijo nada nuevo. Hoy  me permití escucharlo sin miedo, trascendiendo  cualquier prejuicio. Lo cierto es que no fue una clase magistral de medicina. Hoy simplemente confirmé mi convicción de que la educación debe ser la nueva revolución. No entendida como una mera transmisión de contenidos donde solo se estimula el hemisferio izquierdo del cerebro, negando el mundo de las emociones, de la creatividad, del arte, etc.

Cada vez me convenzo mas de que muchos de nuestros problemas dentro y fuera del aula, dentro y fuera de las instituciones educativas, dentro y fuera de nuestras familias, organizaciones etc., es porque vivimos desde la unilateralidad, desde la incapacidad para sorprendernos ante lo nuevo, ante lo que genera inseguridad, ante lo desconocido. Hemos aprendido a no cuestionarnos, a justificarnos y sobre todo a callarnos, porque es más fácil “adaptarse al sistema”, exigirle al otro que se responsabilice de mis faltas, de lo que yo no me hago cargo como empleado, como estudiante, como educador, como funcionario, como consagrado, como laico, como hijo, como padre, como activista, etc. convirtiéndome en un esclavo de mis propios silencios y omisiones, generando una cadena sin fin de desigualdades y naturalizando las injusticias.

Si queremos construir una sociedad más justa, más  igualitaria, mas inclusiva, más diversa y menos violenta, debemos abandonar “el discurso quemado”, el “discurso desfondado”, “el discurso de la queja”, “el discurso de la rebeldía vacía”, de las palabras y gestos que nos oprimen, que nos aíslan de la capacidad de crear y cumplir nuestros sueños más profundos, sueños que no nos animamos a compartir en las escuelas porque no hay tiempo, porque los sueños no son contenidos que los alumnos deben aprender. Creceremos como país cuando nuestra mirada vuelva a recuperar el sentido del vínculo, de la mirada penetrante capaz de revelar cualquier misterio, cualquier dolor, cualquier recuerdo. Creceremos cuando seamos valientes, cuando seamos capaces de emprender el vuelo para cambiar el mundo.

 

Prof. En Ciencias de la Educación

Educador Activista

 

 

Deja un comentario