Revierten la dependencia del alcohol al actuar sobre un grupo específico de neuronas

El nuevo estudio, realizado por el equipo de Olivier George y Giordano de Guglielmo, del Instituto Scripps de Investigación, en La Jolla, California, Estados Unidos, es un paso más dentro de una línea de investigación iniciada en estudios anteriores que mostraron que un consumo frecuente de alcohol puede activar más de lo normal grupos específicos de neuronas.

0
4071
Podría existir una forma de desactivar el impulso de beber alcohol de forma compulsiva, según un nuevo estudio en modelos animales en el cual se logró revertir completamente la dependencia del alcohol gracias a la actuación en una red específica de neuronas.

Podría existir una forma de desactivar el impulso de beber alcohol de forma compulsiva, según un nuevo estudio en modelos animales en el cual se logró revertir completamente la dependencia del alcohol gracias a la actuación en una red específica de neuronas.

El nuevo estudio, realizado por el equipo de Olivier George y Giordano de Guglielmo, del Instituto Scripps de Investigación, en La Jolla, California, Estados Unidos, es un paso más dentro de una línea de investigación iniciada en estudios anteriores que mostraron que un consumo frecuente de alcohol puede activar más de lo normal grupos específicos de neuronas.

Cuanto más alcohol bebe una persona, más se refuerza esa activación en el “circuito” neuronal, lo que a su vez impulsa aún más dicho consumo y la adicción.

Es como si el cerebro construyera una carretera especial entre el consumo de alcohol y la sensación de gratificación.

En el nuevo estudio, los científicos investigaron si había una forma de influir solo a las neuronas concretas que forman estos circuitos.

Tanto en humanos como en ratas, estas neuronas constituyen solo un 5 por ciento de las neuronas en la amígdala central del cerebro.

Los autores del estudio realizaron el experimento en modelos de rata con adicción al alcohol.

Se inyectó a las ratas un compuesto que podía inactivar específicamente solo las neuronas vinculadas con el alcohol.

George admite que se sorprendió al ver a estas ratas cesar completamente su consumo compulsivo de alcohol, un cambio que duró todo el tiempo durante el cual fueron vigiladas.

“Nunca hemos visto un efecto tan fuerte que haya durado varias semanas”, destaca George.

Los investigadores, un tanto incrédulos, ejecutaron el experimento una segunda vez e incluso una tercera.

En cada ocasión, las ratas dejaron de beber de manera compulsiva.

Estas ratas aún se sentían inclinadas a beber agua azucarada, indicando ello que la acción de los investigadores solo afectaba a las neuronas que se activaban con el alcohol, no a todo el sistema de recompensa del cerebro.

Las ratas tratadas también parecieron estar protegidas de los síntomas físicos negativos que suelen aparecer en el individuo adicto al alcohol cuando abandona su consumo, como los temblores.

La nueva investigación también aporta datos esclarecedores sobre las diferencias en el cerebro entre un consumo ocasional o moderado de alcohol y el consumo derivado de la adicción.

En modelos de rata sin dependencia al alcohol,” apagar” las neuronas relacionadas con el alcohol tenía poco efecto sobre el futuro consumo de tales bebidas por parte del sujeto.

El próximo paso será hacer un seguimiento de la formación de circuitos neuronales activados por el alcohol con el paso del tiempo, y encontrar una forma de trasladar a los pacientes humanos todo lo aprendido en esta línea de investigación.

Deja un comentario