La Dieta y el Viaje

Comer rico, sano y equilibrado cuando salimos de viaje es una opción interesante y si además nos ayuda a mantener el peso, saludable; pero también podemos hacer foco en algunos objetivos y después dedicarnos a disfrutar del lugar y los paisajes que visitamos.

0
787

 

Sofía Luz Sirena Lic. Nutrición
Sofía Luz Sirena
Lic. Nutrición

Un grupo de pacientes, en más de una ocasión, consultó sobre qué hacer cuando viajan, ya sea por ir de paseo o por situaciones de trabajo. Hacen hincapié en que les cuesta mucho poder seguir un plan alimentario cuando se ofrecen múltiples opciones de comida que dependen de la zona turística visitada o si van por ejemplo a un all inclusive, o si la compañía de trabajo pagan por todos los menúes (¿Cómo no lo voy a aprovechar?).

 

Son muchas las personas, que sin hacer un plan con un profesional, pero que diariamente comen sano, les cuesta continuar con este hábito cuando salen de casa.

La buena noticia es que si logramos organizarnos y planificar opciones, no solo que lograremos mantener el peso si no también bajarlo.

Enumeré un par de consejos muy útiles:

  1. Evitar llegar a las comidas principales con un hambre voraz. Aprovechar de hacer desayunos y meriendas completas (que incluya la infusión, cereales integrales o tostadas integrales, con queso, mermelada y consumir las frutas, el huevo revuelto es una gran opción) para evitar llegar al restaurante y atacar la panera y las salsas.

2. Buscar restaurantes donde haya opciones de comidas proteicas a la parilla o al horno, como pollo, carne o pescado y acompañar con verduras.

3. Si la opción es sorrentinos, ravioles o fideos pedir salsa de tomate liviana tipo filetto y evitar las que llevan crema de leche o cuatro quesos por ejemplo.

4. La soda es una buena opción para logar mayor saciedad.

5. Beber hasta 2 copas de vino. No exceder esta recomendación ya que se aportan muchas calorías.

6. Asegurarse del tamaño de las porciones y consultar por la posibilidad de compartirla si es abundante.

7. Si se sienten satisfechos, y aun no terminaron de comer el plato completo es un buen momento para parar y respetar las señales del cuerpo: la saciedad.

8. Preferir de postre las opciones que lleven frutas o pasar directo a la infusión de café o té.

9. Ultimo, pero no menos importante, es salir a caminar o usar el gimnasio en caso de ir a un hotel con éste servicio.  No te olvides las zapatillas!

Deja un comentario